dijous, 15 d’abril de 2010

Matar a Platón (Chantal Maillard, 2004)

Los detectives salvajes del Bolaño em porten de cap (com es pot dir tant i tant i tant, i que tot siga bó i ben dit, i et deixe sense poder dir res... Només em falta un poc per fer-me amb ell i descansar d'estar tant a gust llegint).
Hui, per fi, torna la nostra Isabel, fresca com una rosa, i ens fa feliços.
I, a més a més, jo he trobat aquest llibre que volia ja fa massa temps.



Comença d'aquesta "guisa":

Un hombre es aplastado...

Un hombre es aplastado.
En este instante.
Ahora.
Un hombre es aplastado.
Hay carne reventada, hay vísceras,
líquidos que rezuman del camión y del cuerpo,
máquinas que combinan sus esencias
sobre el asfalto: extraña conjunción
de metal y tejido, lo duro con su opuesto
formando ideograma.
El hombre se ha quebrado por la cintura y hace
como una reverencia después de la función.
Nadie asistió al inicio del drama y no interesa:
lo que importa es ahora,
este instante
y la pared pintada de cal que se desconcha
sembrando de confetis el escenario.

Tuerzo la esquina. Apresuro el paso. Se hace tarde y aún no he almorzado.

1 comentari:

  1. Un començament fort i contundent! Aquesta franceseta que escriu tan bé en castellà és un bou per dintre.

    ResponElimina