dijous, 1 d’agost de 2013

En tránsito - i VII


[...]


Él regresó a Ámsterdam esa misma noche y allí se acabó todo; al mirar su reloj, ve que ya es la hora de montarse en el siguiente avión. Antes de que lo dejaran, recuerda, él le hizo una fotografía: fue la única fotografía que se hicieron juntos, y sucedió de manera involuntaria. Estaban peinándola antes de un desfile y ella lo miró entre todas la personas que trabajaban a su alrededor y él disparó la cámara y sólo después, al revelar la fotografía, descubrió que él también aparecía en ella, reflejado en el espejo, con el rostro cubierto por el aparato. Él mira aún la fotografía a veces, y una vez pensó que ella era como una polaroid y que se había desdibujado con el tiempo y se había vuelto pálida y había acabado perdiendo los contornos como sucede con las polaroids, y que eso mismo le había sucedido a su relación. A sus pies hay un montón de colillas apagadas, suyas y de todos los que han fumado antes allí, a las puertas del aeropuerto, en tránsito de ninguna parte a otra que es igual pero es diferente. A veces él aún sueña con ella: ella ya no toma pastillas y vuelve a ser morena y nadie le dice que tiene algo ni le dice que ese algo es como el borrador de una obra maestra. Él piensa en esos sueños y después los anota y los guarda en un cuaderno y se quedan allí, como fotografías de cumpleaños de cuando uno tenía siete años y se reía con una risa en la que faltaban dos o tres dientes y esa ausencia era la constatación de una falta pero también la promesa de un futuro mejor para todos.


A veces él todavía piensa en ella y se dice que quisiera saber cómo está pero que no va a llamarla y que le gustaría que las colillas, que están apagadas y frías y sucias en el suelo, se encendieran todas de repente como las luces a los costados de una pista de aterrizaje desquiciada al comienzo de un vuelo nocturno para que de esa forma él encontrara otra vez su camino hacia ella y ella su camino de regreso al mundo y ambos lo hicieran iluminados por las antorchas banales de todos esos cigarrillos.

Patricio Pron: En tránsito (La vida interior de las plantas de interior, Literatura Mondadori, 2013) amb il·lustracions per al bloc dels orfes d'elPac.

5 comentaris:

  1. Moltíssimes gràcies per la transcripció del text,(esquer pels neòfits en Pron), i per les magnífiques il·lustracions (li heu de fer arribar al Patricio!)

    ResponElimina
  2. Equip de continuïtat8 de setembre de 2013, 23:35

    el document, en format pdf, per a tots (ens ha costat un mes, perdó)

    ResponElimina
  3. Perdó, perdó, per què...per favor!!!!

    i és una meravella!!!

    ResponElimina
  4. Jo també penso que és una meravella. L'havia llegit ja, però ha quedat magnific. Vaig descobrir Pron a través vostre i ara penso, com algú va dir una vegada, que qui no hagi llegit "el espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia" realment no té perdó. L'he recomanat molt, però no he trobat encara ningú que s'hi hagi enganxat com jo. Les personalitats lectores són tant de cadascú ...

    ResponElimina