dimarts, 8 de maig de 2012

La montaña mágica. Thomas Mann (Fragment)

“ Cuando un día es igual que los demás, es como si todos ellos no fueran más que un único día; y una monotonía total convertiría hasta la vida más larga en un soplo, que sin querer, se llevaría el viento.
Sabemos perfectamente que introducir cambios y nuevas costumbres es el único medio del que disponemos para mantenernos vivos, para refrescar nuestra percepción del tiempo, en definitiva, para rejuvenecer, refortalecer y ralentizar nuestra experiencia del tiempo, y con ello, renovar nuestra conciencia de la vida en general.”


(...) 


“¿No se ha dado cuenta nunca de que cuando un ruso dice “cuatro horas” es como cuando uno de nosotros dice “una hora? No es difícil intuir que la despreocupación  de esa gente respecto al tiempo está relacionada con la desmesurada extensión de su país. Donde hay mucho espacio hay mucho tiempo.
Nosotros los europeos no podemos presumir de lo mismo. Nuestro tiempo es tan escaso  como el espacio de nuestro continente, recortado y subdividido con tanta finura; nosotros dependemos estrictamente de una cuidadísima administración  tanto de lo uno como de lo otro, dependemos del aprovechamiento: aprovechamiento del tiempo y del espacio.
El tiempo es un regalo de los dioses, entregado al hombre para que lo aproveche.”


Thomas Mann
La montaña mágica (Der Zauberberg, 1924)
Traducció d'Isabel García Adánez
Editorial Edhasa

3 comentaris:

  1. Quatre hores amb els orfes, és ben poc. Segur que jo soc rus. O algo. Gràcies, Eduard, per la teva tria...

    ResponElimina
  2. Has escollit un magnífic fragment, Eduard, tot i que es fàcil de tanta riquesa literaria i fins i tot espiritual y "psicològica" que té aquest llibre, que vaig llegir fa molts anys, i no sé perquè, de fa un temps estic temptada a tornar a llegir... Ara ja m'has forçat, i agraeixo :))

    ResponElimina
  3. Jo encara no l'he llegit, gràcies Eduard!

    ResponElimina